El sucesor de Patrick Vieira

A Arséne Wenger se le pueden discutir muchas cosas o llamarle voyeur, como hizo el ya tan añorado José Mourinho, pero hay poca gente capaz de discutir que el mánager francés del Arsenal es el mejor del mundo descubriendo y puliendo jóvenes talentos. Nombres como Cesc Fábregas, Emmanuel Eboué, Mathieu Flamini, Phillipe Senderos, Robin Van Persie o Adebayor empiezan a hacerse un hueco entre los grandes futbolistas de Europa, pese a que la mayoría apenas sobrepasa los 20 años. La tremenda renovación que ha sufrido el Arsenal ha sido diseñada con una precisión de cirujano y cada vez que se ha dejado marchar una pieza, es porque en la recámara había ya a alguien esperando para ocupar ese sitio.

El resultado para los ‘gunners’ es un equipo que en la mayoría de partidos tiene una media de edad de 23 años (aumentada por los 37 del portero Jens Lehmann) y que ha empezado la temporada de manera espectacular: cuatro victorias en la Champions (dos en la previa y dos en la liguilla), seis en siete partidos de Liga y una en un partido de la Carling Cup. La afición de los ‘gunners’, por supuesto, está encantada con el equipo y con un entrenador al que el club ha renovado hasta el 2011, pero lejos de asentarse, la chistera del técnico nacido en 1949 en Estrasburgo no parece tener fondo.

La última gran perla del Emirates Stadium luce el dorsal 2, se llama Vassiriki Abou Diaby y a simple vista recuerda de manera inmediata la imponente figura de Patrick Vieira. Como él, Diaby es francés (aunque de origen costamarfileño), nacido en París y aficionado del Marsella, pero sólo tiene 21 años y un brillante futuro por delante. Formado en la cantera del Auxerre, se trata de un centrocampisto alto y fuerte, muy parecido también físicamente a Yaya Touré y que se desenvuelve naturalmente en la misma posición de pivote. Sin embargo, Wenger lo ha reciclado últimamente a las bandas para tapar a jugadores peligrosos del rival y porque posee una sorprendente calidad técnica para su físico. Además, cuenta con un disparo lejano demoledor, como pudo comprobar el portero del Derby County en su reciente enfrentamiento de la Premier.

Hasta ahora, Diaby era famoso por partirle, literalmente, la cara al mismísimo John Terry en la final de la Carling Cup del año pasado. Fue una temporada complicada para el francés, ya que el 1 de mayo del 2006 sufrió una grave lesión que lo apartó ocho meses de los terrenos de juego. Le impidió participar de la final de la Champions ante el Barça y se perdió el Europeo Sub-21. Una vez recuperado, Diaby fue mejorando su nivel el año pasado hasta el punto de debutar con la selección absoluta de Francia, en substitución de Florent Malouda, y jugando un segundo partido como titular.

Esta temporada, la lesión de Rosicky le ha dado una oportunidad para ocupar una de las bandas del Arsenal y no la ha desaprovechado. Su inicio de Liga ha sido tan bueno como el del resto del equipo e incluso hay muchas voces que piden su continuidad en el once. En todo caso, es un jugador al que habrá que seguir muy de cerca, porque apunta grandes maneras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s