Los laterales del Barça

Una de las pocas veces que he logrado ver programas com ‘El Rondo’ escuché horrorizado a uno de los tertulianos (omitiré el nombre por compasión) sentenciar que él de los laterales no hablaba porque no contaban para nada en un equipo, da igual quién juegue. Por suerte, había un entrenador en el programa que entiende algo de fútbol y le sacó de su error, aunque con mucha más calma y sensatez de lo que merecería una frase tan disparatada.

En un fútbol tan físico y táctico com el que se juega ahora, en el que el campo se reduce, los equipos basculan bien (como el Depor) y los rivales están tan estudiados que saben a ciencia cierta a quién se debe tapar para que no haya salida de balón, la aportación de estos teóricos defensas resulta clave. Ante el Deportivo, sin ir más lejos, muchos periodistas coincidimos en que la verdadera clave del triunfo del Barça radicó en el buen partido de Silvinho y en el cambio de Deco por Zambrotta, que acabó con Puyol en el carril.

Ya dije en el post anterior que intuyo que la opción preferida por Rijkaard cuando todo el mundo esté bién va a ser Abidal por la izquierda y Puyol por la derecha. Ambos son obviamente buenos defensivamente, pero ciertamente limitados en el aspecto ofensivo. El de la Pobla, que empezó jugando de extremo en el Barça B y fue retrasando su posición, aún conserva algunos golpes escondidos en el uno contra uno, pero centra así así y a veces parece jugar demasiado acelerado. En cuanto al galo, a mi Abidal me da la sensación que tiene más en sus botas, pero sencillamente no se atreve a subir y prefiere guardar su posición. Zambrotta ha ido de más a menos y su aportación al Barça cada vez es más nula. Defensivamente siempre ha estado bien, pero ofensivamente ha aportado poco o nada, con centros calamitosos, y en los últimos partidos incluso ha sufrido lagunas en el aspecto defensivo. En cuanto a Silvinho, me parece un gran lateral, aunque ya veterano y un tanto endeble defensivamente ante extremos complicados. Con todo, cumple en esta función, es atrevido subiendo, tiene técnica, centra con criterio y mejora, en mucho, a Ronaldinho, con el que parece tener una conexión extrasensorial. Es espectacular ver el entendimiento entre ambos jugadores en la banda izquierda, en la que a veces se lanzan pases sin mirar y cuando el otro aún no ha empezado la acción. Oleguer, por último, es un defensa que puede cumpliur en momentos determinados, pero a veces también padece graves lagunas defensivas y es horrendo centrando.

En resúmen, el Barça tiene cuatro laterales muy defensivos y justos ofensivamente y uno, Silvio Mendes, un poco más atacante. Veredicto? Elección descompensada, sobretodo para un equipo que muchas veces precisa de la ayuda de los laterales para horadar una defensa cerrada. La campaña pasada, el Barcelona contaba con otros recursos en este aspecto, como un vilipendiado Belletti, del que pocos recuerdan que dio la Copa de Europa de París, o Gio, un jugador defensivo, pero también con buenos recursos defensivos. Tras la debacle del año pasado, se buscó un equipo más físico y con músculo y Rijkaard acabó de blindar a sus laterales, pero por contrapartida el equipo perdió recursos ofensivos y llegada por banda.
Una vez Jorge Valdano definió uno de sus equipos como una manta demasiado corta, en el sentido que si tirabas de un lado para taparte la cabeza, se te destapaban los pies. En el caso del Barça, la analogía es la siguiente: queremos laterales defensivos y mantener la buena línea atrás que ha llevado al equipo a ser el menos goleado de Primera? O bien buscamos laterales con llegada que aporten todavía más recursos ofensivos a un equipo bien surtido de ellos? Puestos a elegir, lo ideal sería jugadores que mezclaran estas dos virtudes y en este sentido hay pocos o casi nadie en el mundo como Daniel Alves, a mi entender el lateral idóneo para el FC Barcelona. Y lo digo ahora, que no está cuajando una buena temporada en el Sevilla, porque precisamente ahora es el momento de ir a buscar a un futbolista de sus características y no te pidan la luna. Lo que está claro es que para la temporada que viene, y viendo la edad de Silvinho, el Barça deberá incorporar a su nómina de laterales a alguien con capacidad de desequilibrio y de centro, si no quiere descompensar aún más esta posición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s