2015 Ultratrail du Mont Blanc men’s preview

The Ultratrail du Mont Blanc 2015 has the best elite participation of recent years and, maybe, of its whole story. There won’t be Kilian Jornet, distant from this race since 2011; François D’Haene and Iker Karrera, first and second in 2014, or Rob Krar, Western States winner in 2014 and 1025 and last time casualty, but even though the battle for the win and the podium will be really exciting. Waiting for last minute drop offs, let’s see the main favorites for the race that will start next friday 28th at 6 PM:

Main favorites to Ultratrail du Mont Blanc:

Luis Alberto Hernando (ESP/Adidas) – The Adidas runner is maybe the best of the world along with Kilian Jornet. This year he has already proved his strength winning races like Transvulcania or Ice Trail Tarentaise, and since then he seems to have focused his training in UTMB. True enough, he’s not an usual 100 mile runner, but Luis has already run the UTMB, where he did a great performance last year and was fourth before some stomach problems forced him to retire. Without a doubt, the current European champion is one of the main contenders to the final win at Chamonix.

IMG_0850

Luis Alberto Hernando, one of the big contenders to the final win // Foto: Albert Jorquera

 

Tòfol Castanyer (ESP-MALL/Salomon Etixx) – The Salomon Etixx runner is similar to Hernando: he’s not used to run races over 100K, but he already knows the UTMB. Not only knows it, but the race knows him after in last year’s debut he grabbed an heroic and epic second position with his teammate Iker Karrera. Playing against Tòfol is his lack of experience in 100 mile races; playing for him, that he’s very fast, he has already started at UTMB and that he has focused all the season training for this race. Aged 43, he’s really methodical and wise planning his seasons. For his character, experience and quality, he’s a runner to really have in consideration to be again on the top-3.

IMG_0564

Tòfol Castanyer, crossing the finish line last year with Iker Karrera // Foto: Albert Jorquera

 

Sage Canaday (USA/Hoka One Team) – A very fast runner, one of the fastest trailrunners in the world, and dangerous in ‘medium’ distances of 80-100K. His UTMB’s performance is a big mystery, but he has already spent a couple of weeks preparing the race there. Moreover, you always have to be aware of such a fast and mentally strong athlete. This year, for example, he has already won Speedgoat 50 bordering the course record and has completed Boston Marathon in… 2h19′!!! A fast guy, eh? Sage Canaday can really be the big surprise of this UTMB 2015.

article-sage-canaday-dueno-y-senor-de-la-tnf-endurance-challenge-50-miles-san-francisco-hoka-the north-face-548611b6187cb

Sage Canaday, one of the fastest trailrunners in the world // Foto Runners.es

 

Xavier Thevenard (FRA/Asics) – Xavier Thevenard is the ‘UTMB king’ and the pampered child of french fans. Not in vain he’s the only one that has won CCC, TDS (last year) and the main race, in 2013. He’s a runner that knows in deep the zone, the profile, the times to be split and that has been mainly preparing himself for this event. If he arrives in good shape, he’s a clear contender to top-3 and a serious one for the final win.

DSC_0257

Xavier Thevenard, after winning TDS on 2014 // Foto: Albert Jorquera

Gediminas Grinius (LIT/Inov-8) – Last year he sent a serious warning finishing 5th at UTMB and showing a strength that should be really taken in consideration. This 2015 Gediminas Grinius has showed again his progression winning a hard fought Transgrancanaria. Now, the Lithuanian from Team Inov-8 faces Ultratrail du Mont Blanc as ever, not amongst the favorites for many people, but he’s a mentally solid runner, reliable and methodic that can be a big upset if he has a good day. Consider him to be in top-5.

10407351_735996909831596_182624902434597895_n (1)

Gediminas Grinius, winning Transgrancanaria 2015  // Foto: Albert Jorquera

 

Ryan Sandes (SAF/Salomon Running) – 2015 isn’t being one of the best years for the South African runner: he started it with a glandular infection, he had to retire from Transvulcania with stomach problems and a food poisoning left him out of Western States. Even though, Ryan Sandes is one of the fastest trailrunners in the world, he’s very reliable in long distances and also very wise deciding the in-race strategy. Morevoer, he’s very excited for his first UTMB, that has been preparing for a couple of weeks in France. Last year he showed his quality winning Transgrancanaria and making really good results, so next friday he can be one of the big entertainers of the show.

IMG_3642

Ryan Sandes with Landie Greyling at La Palma // Foto: Albert Jorquera

 

Miguel Heras (ESP/Salomon Etixx) – Another spanish ‘big-gun’ along with Tòfol and Luis Alberto. Miguel has been overshadowed by injuries, which didn’t let him rum last year’s UTMB o or this year’s Transvulcania, but since May his progression has been encouraging. Wins at Gran Trail de Peñalara (Spain Ultratrail Championships) and at Desafío Somiedo, just one month ago, give cause to optimism with one of the best runners of the history and a big-name in the french race. His first start was in 2009 and in 2013 he finished second behind Thevenard. If he doesn’t suffer physical problems he can be a serious contender to top-3.

20130904115039

Heras, finishing second in 2013 // Foto: Miguelheras.com

 

Sebastien Chaigneau (FRA/The North Face) – Another great french runner, really loved by his temper in Chamonix and respected by all the trailrunning family. After a whole and sad year injured, he came back into competition this june at 80K Marathon du Mont Blanc fighting until the end to be in top-10, but he was far from top. Let’s see how has evolved in just two months time a trailrunner who is a legend in the race. Not in vain in 2009 he finished second behind mighty Kilian Jornet and in 2011 he was third.

IMG_4582

Seb Chaigneau, this june running Mt. Blanc Marathon // Foto: Albert Jorquera

 

Julien Chorier (FRA/Hoka One Team) – You always have to be aware of Julien Chorier if he’s starting in a 100 miler. He’s french, runs at home, knows the race, is used to the distance and this year can have an allied in his Hoka teammate Sage Canaday. In 2015 he has grabbed an 8th position at The North Face 100 Australia and a 6th at Western States. He’s quick (did Paris Marathon in 2h35′) and improves in long distance. He made his debut at the UTMB in 2009 with a brilliant third place. Since then his best result has been a 4th in 2010, when the race was suspended and started again during the night. He was also 6th in 2013.

c2a9iancorless-com-img_0716

Julien Chorier, from Team Hoka and Compressport // Foto: Ian Corless (@talkultra)

 

Franco Collé (ITA/Team Tecnica) – One of the toughest and more experienced runners in the world, Franco Collé should be always taken into consideration. His sportive success is massive and he has come through the toughest races in the planet: last year he won Tor des Géants and was second at Matterhorn Xtrail or Eiger Ultratrail. This year he arrives to UTMB in good shape after winning Licony Trail and being second at Mont Blanc Marathon 80K. He knows well the profile and the zone, so don’t forget him in your bets for the final winners.

IMG_4676

Franco Collé, exultante tras su 2º puesto en la Mt. Blanc Marathon // Foto: Albert Jorquera

Other names to follow:

The big ‘spanish army’ will be completed by Yeray Duran, Remi Queral and Dani Garcia. Duran has spent three weeks training in the race ground and is widely expectant and motivated for his debut there; Queral is an experienced runner in long distance while Dani García is making a wonderful season, as shows his unexpected second place at Transvulcania. Coming from prolific Catalonia we have David Coma, who this summer has won Pierra Mente Été and Ultratrail Catllaràs; Gerard Morales, from Buff Pro Team, and Jordi Gamito, who was 5th in last year’s TDS. Also contenders for top-10 are Sondre Amdahl, who last year was 7th at UTMB and this year 4th at Transgracanaria; the tough portuguese Carlos Sa, a legend who has won Badwater Ultramarathon; Yoshikazu Hara, a japanese runner who this year was third at Tarawera, and Fabien Antolinos, a fast french runner who has been second at this years IAU World Championships. We shouldn’t forget the north-americans John Tidd, who has finished in top-20 last three years, Jorge Maravilla or the really fast David Laney, who can be this year’s big-surprise.

You can see women preview (in spanish) here. English translation coming soon

Live coverage of the race will be held vía Twitter and Facebook

Así fue la ultra de la Marathon du Mont Blanc

La catalana Anna Comet logró una sufrida y meritoria segunda posición en la Marathon du Mont Blanc, la segunda prueba en la categoría ultra de las World Series de la Skyrunner International Federation, que tuvo lugar el viernes en Chamonix (Francia). La corredora del equipo Dynafit invirtió un tiempo de 12h54′, para completar la carrera de 80 kilómetros con 6.000 metros de desnivel positivo a lo largo del macizo del Mont Blanc. Los ganadores fueron el norteamericano Alex Nichols, con un tiempo de 10h31′, y la nepalí Mira Rai, en 12h32′.

Andy Symonds, Alex Nichols y Franco Colle Photo credit: Albert Jorquera

Andy Symonds, Alex Nichols y Franco Colle Photo credit: Albert Jorquera

IMG_4735

Anna Comet, Mira Rai y Hillary Allen Photo credit: Albert Jorquera

La carrera salía a las 4 de la mañana, en un ambiente muy diferente al del atestado UTMB, pero en la misma ubicación. Comet arrancó fuerte y con valentía, liderando la prueba desde el principio. Por detrás, solo Rai y la norteamericana Hillary Allen le podían seguir el ritmo, ya que la china Dong Li pronto quedó descolgada. La catalana mantuvo ventajas cortas, de entre 5 y 8 minutos, mientras por detrás Rai y Allen corrían juntas en su persecución.
La salida, a las 4 de la mañana Photo credit: Albert Jorquera

La salida, a las 4 de la mañana Photo credit: Albert Jorquera

Valió la pena levantarse a las tres de la mañana para estas vistas Photo credit: Albert Jorquera

Valió la pena levantarse a las tres de la mañana para estas vistas Photo credit: Albert Jorquera

En el Kilómetro 38, en la impresionante presa de Emosson, pude hablar con Anna y me comentó que “quizás había salido demasiado rápido”. Aún así, iba bastante fresca e intenté animarla. Allen y Rai llegaron cinco minutos después de ella, siempre muy juntas.
La presa de Emosson. Por ahí pasaron los corredores en el km. 38 Photo credit: Albert Jorquera

La presa de Emosson. Por ahí pasaron los corredores en el km. 38 Photo credit: Albert Jorquera

Hillary Allen y Mira Rai, corriendo siempre juntas Photo credit: Albert Jorquera

Con el paso de los kilómetros Comet empezó a sufrir el cansancio y los problemas intestinales. Se le notaba en la cara en el paso por La Tour (km 54), un sitio con unas vistas espectaculares, pero pese a ello llevaba ocho minutos sobre sus perseguidoras. Eso sí, a Rai la vi sonriendo, muy fresca e incluso saludando.
Anna Comet, bajando a La Tour Photo credit: Albert Jorquera

Anna Comet, bajando a La Tour Photo credit: Albert Jorquera

Mira Rai, bajando muy fresca Photo credit: Albert Jorquera

Mira Rai, bajando muy fresca Photo credit: Albert Jorquera

Pero Anna Comet peleó hasta que en el kilómetro 70 Mira Rai le dio caza en Montenvers. La corredora del Dynafit no pudo seguir el ritmo de la nepalí, que voló hacia la meta de Chamonix, pero aseguró una segunda posición que, combinada con el segundo lugar de Transvulcania, la dejan segunda en la general de las World Series.
Anna Comet, cansada pero contenta Photo credit: Albert Jorquera

Anna Comet, cansada pero contenta Photo credit: Albert Jorquera

En la categoría masculina la carrera fue rara y con muchas alternativas en la cabeza. Franco Colle, Andy Symonds, Alex Nichols y Mickael Passeron, al que penalizaron con una parada de 30 minutos por no llevar el material obligatorio, se alternaron en una carrera que arrancó a un ritmo bajo.
Franco Colle pasó líder por la presa de Emosson Photo credit: Albert Jorquera

Franco Colle pasó líder por la presa de Emosson Photo credit: Albert Jorquera

Colle pasó líder por Emosson, en el kilómetro 38, seguido de Nichols, Passeron, Symonds y Manuel Merillas, que llegó quinto. La mala noticia es que Pablo Villa, que estaba corriendo a buen ritmo entre los 10 primeros, sufría problemas en el diafragma y de cansancio y se retiraba junto a su compañero del equipo Salomon Yan Longfei, con dolores en el tobillo.
Manuel Merillas, pasando quinto por Emosson Photo credit: Albert Jorquera

Manuel Merillas, pasando quinto por Emosson Photo credit: Albert Jorquera

Nichols ya se situó primero en La Tour (km. 54), aunque la nota divertida fue encontrarnos ahí con Emelie Forsberg y Kilian Jornet haciendo fotos y animando a los sorprendidos corredores. Por detrás, Colle y Symonds andaban juntos y Merillas también se retiraría con problemas físicos. Destacar también a Seb Chaigneau, que volvía a competir tras una larga lesión y que, pese a verlo sufrir en mucho momentos, anduvo en el top-10 y aguantó hasta el final pese a descolgarse.
Un fotógrafo... sorprendente Photo credit: Greg Vollet

Un fotógrafo… sorprendente Photo credit: Greg Vollet

Finalmente, no hubo más cambios y Alex Nichols fue el ganador en Chamonix con un tiempo de 10h31′, sucediendo a Luis Alberto Hernando, seguido del italiano Franco Colle y del escocés Andy Symonds, que entraron en meta separados por pocos minutos.
IMG_4667

Alex Nichols, vencedor de la ultra de la Marathon du Mont Blanc Photo credit: Albert Jorquera

Podio español femenino en el Kilómetro Vertical
Por la tarde tuvo lugar el Kilómetro Vertical con una enorme afluencia de público y con la presencia de algunos de los mejores especialistas del mundo, entre ellos Kilian Jornet. En la categoría femenina el dominio estatal fue absoluto, ya que el triunfo se lo llevó la joven y prometedora Paula Cabrerizo, Laura Orgué fue segunda y Maite Maiora, tercera. La vencedora invirtió 41’11” para completar el exigente recorrido y demostró su excelente estado de forma tras proclamarse campeona de España de la especialidad y ser segunda en Zegama. Orgué, vigente campeona del mundo, fue segunda pese a bajar un minuto su marca del año anterior (41’29”) en un día en el que “no me tiraban las piernas” y Maite Maiora cerró el podio con 43’30”.
Laura Orgué, en pleno esfuerzo en el KV Photo credit: Albert Jorquera

Laura Orgué, en pleno esfuerzo en el KV Photo credit: Albert Jorquera

En categoría masculina Kilian Jornet, que el día antes había estado 24 horas seguidas corriendo para preparar la Hardrock, se lo tomó como un entreno más y llegó arriba sonriendo y saludando. Pese a ello, acabó en séptimo lugar de la general con 36’06” y vio como el ganador, François Gonon, batía su récord con un tiempo de 34’07”.
Kilian Jornet, sonriendo y saludando, acabó séptimo Photo credit: Albert Jorquera

Kilian Jornet, sonriendo y saludando, acabó séptimo Photo credit: Albert Jorquera

 

Mont-Blanc Marathon ¡Volvemos a Chamonix!

En 2013 corrí la Ultratrail del Mont Blanc, en el 2014 la cubrí como prensa y ahora vuelvo… ¡como periodista y corredor! Este fin de semana se disputa la clásica Mont-Blanc Marathon y la idea es estar allí para cubrir en directo la carrera de 80 kilómetros, que arranca el viernes a las 4 de la mañana, el Kilómetro Vertical, que sale el viernes a las 4 de la tarde, y correr la Marathon, el domingo a las siete de la mañana, para tomar el avión a las 7 de la tarde. ¿Completito, no?

Esta es la previa que he hecho para Mundo Deportivo de estas interesantes carreras, en la que hay grandísimos, corredores.

Kilian Jornet vuelve a la competición en el Kilómetro Vertical de Chamonix

La Mont-Blanc Marathon convoca este fin de semana a 7.000 corredores en cuatro carreras

El vigente tricampeón del mundo, Kilian Jornet, empezará este viernes su temporada oficial de competición en el Kilómetro Vertical de Chamonix, que arrancará a partir de las cuatro de la tarde. Tras un fugaz e inesperado paso por Zegama-Aizkorri a su llegada del Nepal, el corredor catalán, inicia de esta manera un calendario marcado por la reducción significativa del número de pruebas de trailrunning. De hecho, en este 2015 no seguirá las World Series de la International Skyrunning Federation, en las cuales el año pasado hizo historia al ganar las tras modalidades, sino que se centrará en varias pruebas concretas. El Kilómetro Vertical será una buena manera de ponerse a punto antes de partir el domingo hacia Estados Unidos, donde próximamente disputará la Hardrock 100, que ya ganó el año pasado, y la Alaska Marathon, que no ha corrido nunca y le hace especial ilusión. Además, Jornet intentará batir en Chamonix su propio récord (34’18’’) en una prueba que también contará con la actual campeona del mundo de la especialidad, Laura Orgué, del equipo Salomon Etixx, y con Emelie Forsberg, que también prepara la carrera de Alaska.

Kilian Jornet_VK.©iancorless.com

Kilian Jornet, en el Kilómetro Vertical del 2014 Photo credit: Ian Corless

El Kilómetro Vertical será una más de las seis pruebas que se disputarán a lo largo del fin de semana en la localidad francesa. La Mont-Blanc Marathon arrancará la madrugada del jueves al viernes con la disputa de la carrera de 80 Kilómetros, la segunda de las World Series tras la Transvulcania. No estará Luis Alberto Hernando, el vigente ganador, pero sí los españoles Manuel Merillas, Pablo Villa, Cristofer Clemente o Javier Domínguez. Todos ellos tienen serias opciones a estar entre los 10 primeros de una carrera con un buen número de corredores potentes, como Seb Chaigneau, Yan Longfei o Henry Jules Gabioud. En chicas, la catalana Anna Comet tratará de hacer bueno su segundo lugar en Transvulcania ante rivales de la entidad de Rory Bosio, dos veces ganadora de la Ultra Trail del Mont Blanc, la china Dong Li o la nepalí Mira Rai.

La china Dong Li, tercera en Transgrancanaria Photo credit: Albert Jorquera

La china Dong Li, tercera en Transgrancanaria Photo credit: Albert Jorquera

La otra gran carrera del fin de semana será la Marathon, que arrancará el domingo por la mañana y contará con un cartel de auténtico lujo con nombres como Max King, Xavier Thevenard, Ricky Lighfoot, Michel Lanne o los vascos Maite maiora, Aritz Egea y Oihana Kortazar. En total, serán 7.000 los corredores que correrán alguna de las cuatro pruebas de una Mont-Blanc Marathon que nada tiene que envidiar en cuanto a nivel y participación a la Ultratrail del Mont Blanc de agosto, eso sí, mucho más mediática.

 

Un Kilian Jornet de leyenda gana la Hardrock 100 y pulveriza su récord en 42′

¿Se imaginan una competición que Leo Messi quisiera jugar y no pudiera hacerlo porque no entra en el sorteo? Pues justo eso es lo que le había pasado a Kilian Jornet en los dos años anteriores con la Hardrock 100, una de las carreras más duras y emblemáticas de los Estados Unidos con sus 160 killómetros, 10.000 metros de desnivel positivo y una cima de 4.280. Por eso, la prueba que tiene lugar en Silverton (Colorado) aún no figuraba en el extenso palmarés del que ya es el mejor corredor de ultradistancia de la historia… hasta hoy. El corredor del Salomon International Team se ha impuesto con una autoridad insultante con un tiempo de 22h41′, con más de 2h30’ de ventaja sobre el segundo y, no contento con ello, ha batido en 42’ el récord de la prueba.

10382177_10152501964072114_9160209714835814888_n

Los que conocen a Jornet sabían que la Hardrock le hacía especial ilusión porque no la había corrido nunca y porque es mucho más ‘alpina’ que la mayoría de citas americanas, habitualmente más pisteras y planas. Sin embargo, su actuación a vuelto a asombrar a propios y extraños, liderando la carrera desde el principio y manejándola a su antojo. Desde ayer viernes a las dos del mediodía lo hemos podido ver sentado tranquilamente cambiándose los calcetines tras cruzar un río o asegurando que llevaba un ritmo “muy muy cómodo” en el primer cuarto del recorrido. Por entonces ya iba líder con algunos minutos de ventaja sobre Julien Chorier, seguido de Seb Chaigneau, que acabaría abandonando con una severa hipotermia. El catalán, avituallado por toda una campeona del mundo como Anna Frost, se lo pasó en grande con las tradiciones de la carrera, bebiendo incluso un poco de tequila y un sandwich en uno de los avituallamientos. Chorier seguía a su caza, varios minutos detrás, con la ayuda de un ‘pacer’ (un compañero que puede acompañarte y marcarte el ritmo), mientras Kilian cargaba con unos palos para superar el tremendo ascenso al Engineer’s Pass.

Captura de pantalla 2014-07-12 a les 11.02.30

La sorpresa relativa llegaba cuando Jornet y Chorier aparecían juntos en la milla 54 y parecía que había carrera, aunque uno de los responsables del avituallamiento del catalán explicaba que había esperado a Chorier porque “estaba cansado de ir solo”. A partir de ahí, sin embargo, empezó la verdadera carrera del corredor del Salomon. Su compañero de equipo Rickey Gates empezó a hacerle de liebre, pero pese a ir mucho más fresco, no pudo seguir su altísimo ritmo y lo acabó dejando. En el siguiente punto de control, en la milla 63, Jornet ya tenía 12 minutos sobre Chorier. A partir de ahí la diferencia se fue alargando de forma abismal y en la milla 72 ya estaba en 33’. A partir de ahí aumentó todavía más su ritmo con lo que sus tiempos se iban situando por debajo del récord de la prueba, pese a que él bromeaba en algunos puntos de control diciendo que “estoy corriendo rápido para mantenerme en calor, no para batir el récord”.

Captura de pantalla 2014-07-12 a les 15.40.20

Pero lo hizo. Batió el récord en 42’ minutos e inscribió su nombre en el selecto palmarés de la Hardrock 100, una de las pocas pruebas largas del mundo que aún no había ganado. Una gesta más para un corredor que está batiendo todos los registros con una aparente facilidad que resulta asombrosa.

(Fotos via @iRunFar)

Núria Picas vuela alrededor del Monte Fuji

La catalana Núria Picas se ha impuesto de manera sensacional en el Ultratrail Mount Fuji, quinta prueba puntuable para el Ultratrail World Tour y una de las más prestigiosas del continente asiático. La corredora del equipo Buff ha invertido 23h27’ para recorrer los 169 kilómetros con 9.370 metros de desnivel positivo alrededor del monte Fuji, una montaña sagrada e icónica para los japoneses. Picas, que ya se había impuesto en la Transgrancanaria, fue de menos a más y empezó por detrás de una Nathalie Mauclair que salió muy fuerte, pero fue recortándole distancias hasta atraparla. Durante la noche, a partir del kilómetro 81, en Kodomo-no-Kuni, la catalana tomó el mando y no lo abandonó, pese a pasar por algunos problemas entre el 120 y el 135. Finalmente Picas resisitió los ataques de Fernanda Maciel (The North Face), que fue segunda. La corredora del equipo Salomon Santiveri, Nerea Martínez, rozó el tercer puesto, pero acabó pagando sus problemas físicos en la recta final y entró en cuarta posición en 28h05’.

Captura de pantalla 2014-04-26 a les 9.33.49

En la categoría masculina hubo dominio del equipo Salomon Internacional, ya que François D’Haene se impuso con total autoridad en 19h09’, seguido de su compañero Ryan Sandes. Mike Foote (The North Face), fue tercero. El vasco Iker Karrera llegó a liderar los primeros 30 kilómetros de la prueba con D’Haene, pero tras perderse 10’ se vio relegado a la décima posición y acabó abandonando en el kilómetro 80 por problemas en su rodilla.

Captura de pantalla 2014-04-26 a les 13.51.12

El Ultratrail del Mount Fuji celebra este año su tercera edición pero ya consolidado entre las pruebas más prestigiosas del mundo y formando parte del Ultratrail World Tour, un circuito de carreras alrededor del mundo que quiere convertirse en la referencia internacional. Entre muchas de sus curiosidades, la primera edición de esta carrera se suspenció por el tsunami de Fukushima. Además, permite vivir peculiaridades propias del pueblo nipón, como ver participantes disfrazados de personajes de manga o bien comer los populares noodles (fideos) o incluso sushi en los avituallamientos.

(Photos credit: @irunfar)

Las carreras de montaña: ¿impacto medioambiental o demagogia?

La Vanguardia, un periódico que siempre se ha destacado por tratar el trailrunning y las carreras de montaña con mucha seriedad, publicó el lunes 13 de enero un artículo que en cierta medida me sorprendió. Bajo el llamativo titular de “Carreras de montaña: al filo de lo insostenible” analiza la situación de un sector en el que evidentemente hay un boom y, por lo tanto, cierto peligro de desmadrarse y provocar daños medioambientales. Formalmente, el artículo (que podéis leer aquí) está bien realizado, ya que va a buscar muchas y diversas fuentes, pero tiene cierta trampa: parte de la premisa que las carreras perjudican el medio ambiente y trata de reforzar esta tesis, porque si no, sencillamente no habría artículo. Por todo ello, tiene una parte negativa y una positiva. La mala es que una persona que no sabe de qué va esto, leyendo el titular y las opiniones preponderantes en el artículo se va a hacer irremediablemente a la idea que las carreras de montaña son un negocio masificado de gente a la que no le importa hacer daño al medio natural. La buena, que pone el foco y saca a relucir ciertos problemas a los que se va a enfrentar el trailrunning y las carreras de montaña en los próximos años y sobre los que debe haber un debate realista y serio.

Captura de pantalla 2014-01-13 a les 19.15.07

En primer lugar es innegable que estamos llegando a niveles alarmantes de saturación de carreras. En el 2014 se han creado un mínimo de cuatro ultratrails nuevas en Catalunya, que se suman a la amplia oferta ya existente. A ojos de muchos, la situación empieza a ser peligrosa, pero en primer lugar nadie puede prohibir organizar una carrera a un grupo de gente que obtiene todos los permisos. En segundo, la demanda y el número de inscripciones continúa creciendo, con lo que estimula inevitablemente la oferta. En tercero, en caso de saturación real, las carreras mal organizadas o que busquen únicamente el rendimiento económico caerán por su propio peso. Así pues, yo creo que no se puede limitar el número de carreras que se crean, pero sí que tiene que haber una limitación del número de participantes en ellas. O, como mínimo, intentar que el crecimiento sea sostenible. El problema es, ¿quién lo regula? Algunas carreras están bajo el auspicio de la Federación Española (FEDME), otras de las autonómicas, la mayoría dependen de los permisos de cada zona concreta o parque natural, pero no hay una entidad que esté por encima de todas ellas y haga homogéneos los requisitos necesarios para tirarlas adelante.

Una de las carreras que cita el artículo de La Vanguardia es el Gran Trail Aneto-Posets, que este verano metió a 3.000 personas en el parque Natural Aneto-Posets y en el que hubo serios problemas debido al mal tiempo. La carrera había cambiado esta edición de organizadores y creo que hay que estar muy preparado y tener una gran experiencia para dar servicio a este número tan elevado de participantes. Personalmente, prefiero no ir a una carrera de nueva creación que empieza con tanta gente. Es previsible que haya problemas y, en la alta montaña y hablando de ultras, estos se pueden multiplicar y llegar a ser muy serios. De hecho, no hace falta ser organizadores ‘novatos’ para tener problemas derivados de un crecimiento desmedido. La Ultratrail Barcelona ha pasado en apenas tres años de unos 400 participantes a 2.000. En el 2013 decidió crear una carrera más, aumentando su número hasta cuatro (21, 42, 70 y 114 km.), y concentrar hasta a 2.000 participantes en una única salida que encima se vio afectada por la lluvia. El resultado fueron unos serios problemas organizativos en la entrega de dorsales, gente que llegó tarde a la salida, tapones monumentales en los primeros kilómetros… Uno de los problemas principales es que la mayoría de ultras, que suelen tener unos 400-500 corredores, han visto el filón creando carreras más cortas, que atraen a más gente, generan más dinero y en algunos casos no tienen límites de participación. Con ello, se acaba metiendo a 2.000 o 3.000 personas en un mismo espacio natural. En principio esto no es malo, pero requiere una organización suficientemente potente, numerosa y experta para dar servicio a este volumen de gente y prever y controlar los posibles problemas e impacto sobre el medio que puedan generar.

salida

Personalmente creo que es imprescindible frenar este crecimiento desmedido, aunque luego soy el primero que me cabreo cuando me quedo sin inscripción en algunas carreras porque están limitadas. La icónica y mítica Western States, por ejemplo, tiene el número de participantes reducido a 400 por mucho que sea una de las carreras más importantes del mundo. Las autoridades norteamericanas son muy estrictas al respecto, llegando a modificar, por ejemplo, el recorrido de la Badwater Ultramarathon, que originalmente subía al Monte Whitney. De hecho, este año ha suspendido temporalmente la carrera a pie y las de bicicleta que se hacían por el Death Valley hasta que no haya “un análisis de los riesgos”, según se puede leer en este artículo de Los Angeles Times. A parte de la Badwater, había previstas seis pruebas de resistencia por la zona a lo largo de este año. En otras carreras, como el Ultratrail del Mount Fuji, los organizadores advierten que hay zonas del recorrido en las que no se puede ni tan siquiera entrenar “a riesgo de que nos retiren el permiso” y otras que se abren especialmente para la cprueba. En su momento, la organización tuvo que vencer las fuertes reticencias de las autoridades de la zona y las convenció a base de ser escrupulosamente respetuosa con el entorno. De hecho, en 2011 la Ultratrail Mount Fuji se suspendió por el tsunami de Fukushima y en su lugar se realizaron dos jornadas de limpieza del recorrido, acciones que se siguen haciendo anualmente y que son comunes entre excorredores de muchas carreras norteamericanas.

DeathValleyGettyYear

Personalmente, lo que me molesta del artículo de La Vanguardia es la acusación velada hacia los organizadores y los corredores de no preocuparse por el medio ambiente. Está claro que puede haber algún caso aislado, pero la mayoría de las personas que se dedican a esto son gente que vive en la zona, que la quiere, que la cuida y que es la principal interesada en que haya el mínimo desgaste e impacto sobre el medio natural. Es ya casi un tema de prestigio personal. En la mayoría de las carreras en las que he participado ya no se dan vasos, se prohibe salir del recorrido y está gravemente penado tirar basura. En algunos casos se dan unos recipientes para los envases de geles y barritas y en otros, como la Ultratrail Collserola, se llegó a obligar a los participantes a rotular todos sus geles y barritas con su dorsal y a castigar con la descalificación a todo aquél que lanzara algo. No hace falta decir que todas estas medidas me parecen muy bien y lo que sí hay que exigir a los organizadores es que después de la carrera realicen una limpieza exhaustiva del recorrido, algo que si no se cumple debería conllevar la suspensión de los permisos para volver a realizarla.

130404_1100_01

Ahora bien, puestos a analizar el impacto que tienen las carreras de montaña, ¿porqué no analizamos el de los centenares de cazadores que van campo a través y dejan el monte lleno de cascotes y restos de metralla? ¿Y el paso de determinados vehículos de motor? ¿O el de los centenares o miles de personas que van cada fin de semana a la montaña y tiran todo tipo de basura sin ningún control ni limpieza posterior? ¿Y las prácticas de desforestación que realizan algunas empresas o particulares? ¿Realmente una carrera con 1.000 personas pasando por un recorrido definido y que luego se limpia a conciencia hacen más daño ambientalmente que estas otras prácticas? Nunca me ha gustado el argumento del ‘y tú más’, pero tampoco las discusiones demagógicas que ya parten de una premisa indemostrable. Está claro que el sector del trailrunning y las carreras de montaña necesita una regulación y unos controles estrictos, pero lo más importante es una educación y concienciación constante de sus practicantes, especialmente los noveles. Ahora bien, también me gustaría dejar claro que el 99% de las personas que estamos en este sector amamos la montaña, la respetamos y la cuidamos hasta el punto de recoger a mitad de un entreno deshechos o envoltorios de otros que nos encontramos por el camino. ¿Queremos un debate para proteger la naturaleza y la montaña? Perfecto, pero tratémoslo todo y sin demagogias.

La entrevista a Kilian Jornet en GQ Italia

Esta semana ha salido a la venta el número de diciembre de la revista GQ Italia, en la que entre otros muchos artículos sale traducida al italiano y publicada la entrevista a Kilian Jornet que le hice para Mundo Deportivo.

foto

Profesionalmente, publicar en una revista de prestigio y en italiano es algo que me enorgullece y que nunca se me había pasado por la cabeza. Lo realmente curioso de todo este caso es el proceso, puesto que a mi nunca se me pasó por la cabeza ofrecer la entrevista a medios extranjeros. Un día recibí un mensaje via Twitter de Carlo Annese, el subdirector de la revista GQ Italia. De alguna manera, le había llegado el texto, le había gustado y estaban interesados en publicarla. Tras pedir los consiguientes permisos a Mundo Deportivo y la gente de prensa de Kilian Jornet, mi respuesta fue que sí, siempre que la traducción fuera literal, la pudiera revisar e indicara que anteriormente había salido publicada en Mundo Deportivo.

Captura de pantalla 2013-12-12 a les 7.33.08

Realmente, me pareció increíble que esto pudiera suceder y me hizo reflexionar sobre dos aspectos: uno, la dimensión mundial que ha adquirido Kilian Jornet y el interés que despiertan sus gestas y su manera de ser. Otra, las infinitas e impensables posibilidades que nos brindan  las redes sociales. Mucha gente critica la globalización o la adicción al uso de Internet, pero yo creo que es una herramienta que, usada correctamente y en su justa medida, es sencillamente maravillosa, ya que nos permite conocer gente o hacer cosas que hace apenas 10 años eran simplemente impensables.

Captura de pantalla 2013-12-12 a les 7.37.46

Espectacular vídeo del récord del Cervino

En 1994 Bruno Brunod estableció un récord estratosférico: el ascenso y descenso al Cervino (4.815 metros) en 3h14′. Este verano Kilian Jornet lo rebajó en 22 minutos en lo que él mismo ha calificado como uno de los momentos más felices de su vida. A la espera que salga el vídeo oficial del Summits of my life, por la red corre este vídeo amateur de un alpinista en la subida/bajada del Refugio Carrel (3.825m). Brutal!

La entrevista a Kilian Jornet, al completo

Hoy hace exactamente dos semanas tuve la oportunidad de entrevistar a Kilian Jornet para Mundo Deportivo. Fue en Collserola y en su propia furgoneta, la que usa para viajar, comer e incluso muchas veces, para dormir. Estuvimos hablando durante casi una hora y el resultado fue esta entrevista, que se publicó el día 13 de noviembre, pero que tuvimos que cortar un poco por motivos de espacio y diseño. Ahora he pensado que estaría bien publicar la transcripción literal de la conversación y, de paso, saber vuestra opinión, si hubiérais preguntado alguna otra cosa más o diferente, si tenéis alguna curiosidad…

Foto: Manel Montilla / MD

Foto: Manel Montilla / MD

Hay deportistas buenos, excelentes y fueras de serie. Pero hay pocos que marquen un antes y un después en un deporte. A sus 26 años, Kilian Jornet ya lo ha hecho en el mundo de los ultratrails, en el que ha ganado la mayoría de las grandes carreras del planeta y este año ha revalidado sus títulos de campeón mundial de Skyrunning y de la Copa del Mundo de ultradistancia. Además de participar en 13 pruebas a lo largo del 2013 y de combinarlo con otras victorias durante la temporada de esquí, el corredor del Salomon Santiveri Outdoor Team ha tenido tiempo de continuar con su proyecto Summits of my life y batir los récords de ascenso y descenso al Mont Blanc y al Cervino. Por delante le quedan el Elbrús, que no pudo intentar por el mal tiempo, el Aconcagua, el McKinley y el Everest, la cima del mundo. Un reto impensable para la mayoría de mortales, pero que si alguien puede superar, es él. El pequeño que quería ser un contador de lagos ha crecido. Sigue siendo tímido e introvertido, pero con el paso del tiempo se ha convertido en un deportista de fama mundial. Un auténtico contador de récords.

– ¿Qué clase de chico sueña con 15 años en batir el récord del Cervino?

– Todo el mundo que hace deporte cuando es adolescente sueña con batir récords o ganar cosas. Si tus padres viven en un entorno de montaña y te enseñan estos libros, al final era lógico que mis motivaciones estuvieran por ahí.

– Después de batirlo declaró que era uno de los días más felices de su vida. ¿Qué lo hizo tan especial?

– Era una cosa que llevaba mucho tiempo preparando y que veía difícil. No era inesperada, porque me lo estaba preparando mucho, pero no lo veía fácil. Eso es lo que hizo que fuera tan especial. Si me dedico a las carreras de montaña es en parte por Bruno Brunod. Lo que él hacía me motivaba mucho y él es el Cervino. El camino que me había llevado a hacer todo lo que me gusta pasaba por ahí. El reto ha centrado la temporada, pero con lo que me quedo no es el récord, sino con toda la preparación que ha habido. Subí 10 veces la cima con gente diferente, les enseñé cómo era… Me quedo con la relación con estas personas y con la montaña.

Captura de pantalla 2013-11-25 a les 7.45.46

Usted siempre ha mostrado y defendido un gran respeto por la montaña, pero su Summits of my life ¿no es una manera de desafiarlas… y derrotarlas?

– No, al contrario. A la montaña no la derrotarás. Yo dentro de 50 o 70 años estaré muerto y ella seguirá allí. Al final lo que podemos hacer es jugar con el medio y divertirnos. El Summits es un juego que quiere dar a conocer la montaña y una manera de ir muy ligero.

– Algunas de las imágenes que hemos visto le muestran pasando corriendo por lugares casi imposibles, en los que un mal paso puede ser fatal. Sinceramente, ¿no siente miedo en algún momento?

– Sí, y es importante tener miedo. Porque el miedo es lo que nos hace dar media vuelta. A veces salgo a entrenar y digo, ‘esto no va bien’ y doy media vuelta. Y es importante darla. El miedo nos protege y sin miedo estaríamos muertos hace tiempo. Otra cosa es que este miedo lo tengas una vez, dos y luego crezcas técnicamente y la siguiente vez puedas pasar por ese sitio sin miedo. Aunque siempre puede pasar cualquier cosa y a veces la gente se mata por algo que parece una tontería.

– ¿Vale la pena asumir el riesgo?

– La vida está ligada a la muerte y la muerte es parte de la vida. No hay que buscarla, no hacemos deporte para buscar eso, pero yo la vida no la entiendo como algo que debes proteger. Si el objetivo es ser inmortales, no lo vamos a conseguir. Si tienes que pasarte 95 años en un sofá, envuelto en algodón, la vida no la vives. Prefiero salir ahí fuera y encontrarme riesgos que intento superar, que hay que asumir y luchar. Para mi tiene sentido, para otra persona quizás no, pero para mi la vida es eso.

– Los dos primeros capítulos de su nuevo libro, La frontera invisible (Ara Llibres) tratan sobre la muerte de su amigo Stéphane en el Mont Blanc. ¿Cómo le ha cambiado o marcado este suceso?

– En la montaña, por desgracia, la muerte es muy común. Aunque la asumamos, sepamos que puede llegar y forme parte del juego, siempre te marca el hecho de perder a compañeros. Evidentemente fue un golpe duro. Te replanteas lo que estás haciendo y porqué. Al final te das cuenta que nuestra vida es eso.

Captura de pantalla 2013-11-25 a les 7.49.06

– ¿Menos material, menos parafernalia y menos ayuda igual a alpinismo más puro?

– Yo no soy alpinista, soy una persona a la que le gusta la montaña y va como puede. Hay un alpinismo pesado y uno ligero. Si alguien sube con oxígeno, si un ciclista se dopa, si un político roba… al final es dar un mal ejemplo a la sociedad, de que lo que importa es el objetivo, no cómo se hace. Si lo que buscas es conseguir una cima porque lo vales y te lo has currado, vas a ir con lo mínimo posible. Para mi no es alpinismo lo que hago, sino aprovechar el medio con lo que hay. Si hay nieve, ve con esquís, que vas a ir mejor y vas a disfrutar más. Si no, pues ve corriendo, al final es más rápido. Es un poco volver a disfrutar del movimiento, del segundo, más que de la expedición o del objetivo en si.

– ¿Qué le parece el rumbo que está tomando este deporte, con casos como las expediciones comerciales al Everest?

– Es el reflejo de esta sociedad, del capitalismo. El objetivo es más importante que trabajar durante una vida para tener unos valores o entrenar para subir esta montaña. No podemos pedir a un alpinista que vaya con lo mínimo cuando hay tanta especulación inmobiliaria o se materializa tanto el dinero. Al final son valores.

– El Summits, sumado a sus continuas victorias, han aumentado su dimensión pública y su exposición mediática. ¿Cómo lo lleva?

– Tengo la suerte de vivir a un sitio bastante aislado (ríe). Bajo muy poco a la ciudad. Hay una parte muy buena, que el deporte se está conociendo y hay gente que viene detrás, está apretando fuerte y espero que también tengan toda esta repercusión y se les pueda ayudar. Quizás hay una democratización de la montaña, que tiene un parte mala que puede ser que gente con menos experiencia vaya y haya accidentes o pasen cosas. Pero tiene otra parte buena, que todos los valores que aporta la montaña se están conociendo.

– ¿Cuál es el sitio más raro en el que ha tenido que firmar un autógrafo?

– Durante la carrera, en la Diagonale de Fous, me han parado incluso a firmar libros. ¡Allí (en la isla de Reunión) es una locura!

Captura de pantalla 2013-11-25 a les 7.51.27

– Algunos medios y columnistas han creado la expresión ‘efecto Kilian’, para referirse a gente con poca experiencia o que va mal equipada a la montaña. ¿Le molesta?

– No, porque sí que hay gente poco equipada en la montaña, pero también la había en la generación de mi padre. El problema es que ahora, con las redes sociales, todo se sabe. No estamos hablando de niños de cinco años, sino de personas adultas que tienen la capacidad de saber lo que pueden hacer y lo que no. Y si no lo saben, hay un problema.

– ¿Y no tiene la sensación que igual que mucha gente le admira, hay gente que está esperando que falle o le pase algo para saltarle encima, como pasó este verano cuando le rescataron en el Mont Blanc?

– Sí, pero al final es lógico. Cuanta más gente te quiere por una parte, más gente te odia por otra. Pero hay que ser muy objetivo con eso. Igual que no hay que escuchar a la gente que te adula, porque no hay ninguna objetividad detrás, tampoco debes hacerlo con los que te buscan por esta parte. Hay que escuchar a la gente que conoces y quieres, y ya está.

– Hablando de gente que le quiere, su madre dijo en el programa El Convidat de TV3 que usted no es “un buen ejemplo para la gente” en el sentido que lo que hace es muy difícil y no debería imitarse a la ligera…

– Nadie es ejemplo de nadie. Tener mitos, ser fan, no es algo positivo. Debemos aprender de cualquier persona, pero no hay que seguir a nadie al 100 por 100. Cada uno tenemos una personalidad, unas características y un camino distinto. Y seguir a otro es perder el nuestro.

– Usted publicó al final de temporada que había entrenado unas 1160 horas. ¿Eso cuántas horas son al día? ¿Cuándo descansa?

– Hago seis meses de esquí de montaña y seis de carreras, pero más o menos es el mismo entreno. Por la mañana salimos 3-4 horas, subir y bajar montañas, y por la tarde una hora y media o así. Y en verano lo mismo, pero corriendo. Luego hay viajes y semanas en las que estás aquí, en Barcelona, pero intentas sacar tiempo de donde sea. Descanso? (rie) Yo tengo la teoría que si el día tiene 24 horas y entrenas como muchísimo ocho, te quedan muchas para descansar. Normalmente, paro una semana al año.

Captura de pantalla 2013-11-25 a les 7.47.37

– ¿Qué parte de genético y qué parte de entreno duro y sacrificado hay en lo que usted hace?

– Hay una parte genética, que es la morfología. Un tío de dos metros y 100 quilos de peso, estará más adaptado al básquet. Luego, a partir de eso, hay que trabajar. Y eso empieza desde pequeño. Si desde niño empiezas a moverte por el monte, cognitivamente estarás más adaptado al medio que si lo haces desde los 20. Al final son las dos. Una persona con buena genética pero sin entreno no va a ser nada, mientras que una persona con muy buen entreno sin genética, va a ser bueno, pero no va a conseguir lo mismo.

– ¿Y la mente? ¿Cómo es de importante en una ultra? ¿Cómo la entrena?

– Tiene muchísima importancia, por todo. En carrera para saber jugar la estrategia, escoger la táctica, saber eliminar el dolor… pero también en el entreno, en estar motivado para salir a entrenar, soportar la presión, saber organizar una vida deportiva… Es básico, sin esto el físico no sirve para nada. Me gusta mucho la psicología, cuando hice la carrera es lo que más me interesaba. La semana pasada estuve hablando con un chico que hacía hipnotismo para deportistas y siempre sacas cosas o ideas. Lo importante es entenderte a ti mismo.

– ¿De dónde saca la motivación para seguir compitiendo a este nivel?

– De disfrutar. Antes tenía la motivación de ganar carreras y ahora quizás no la tenga, pero al final si compito es porque me gusta, hay un buen ambiente, tengo amigos, hay carreras que son guapas y te lo pasas bien. Bueno y porque tenemos un punto masoquista que nos gusta hacernos daño y ponernos allí a darlo todo (rie).

– Este año ha ganado prácticamente todo lo que ha corrido. ¿Le queda alguna carrera que le haga ilusión ganar?

– Tengo ganas de hacer la Hardrock, en Estados Unidos. Tiene buena pinta, pero no he podido inscribirme nunca. Pero voy un poco día a día.

– En el 2011, tras retirarse de la Cavalls del Vent, dijo “sentirse en el lugar equivocado, en el momento equivocado” y que no tenía “ganas de estar en la montaña y eso me hizo llorar”. ¿Ha vuelto a sentirse así?

– La vida es una báscula en la que hay que encontrar un equilibrio. Y creo que este año lo he conseguido. Ahora he estado 15 días en la montaña haciendo 4.000 metros de desnivel al día y está de puta madre, y ahora estaré una semana en Barcelona y Madrid. Vale, voy a estar una semana y está bien, pero si estuviera tres semanas, querría matar a alguien. Mira, este año queríamos ir de vacaciones y dijimos ‘vamos a estar dos semanas sin entrenar sin hacer nada y en la playa’, en la Isla de Reunión. A los dos días dije ‘vamos a cambiar el billete, porque esto no lo soporto’.

Captura de pantalla 2013-11-25 a les 7.52.11

– ¿En la UROC tampoco se sintió así?

– Bueno allí me sentí más que nada estafado. Tú vas a hacer una carrera que es de montaña y en 100 kilómetros te encuentras que tienes más de 50 con asfalto. Es como si vas a hacer una carrera de natación y te encuentras que de 10 kilómetros, tienes cinco de correr. Y dices, ¡’ostia, no es mi deporte!’

– Ahora ya no puede decir que nunca ha hecho una maratón de asfalto…

– (rie). Allí la hice, ¡vaya si la hice!

– La prueba norteamericana le dejó algo lesionado de cara al final de la temporada. ¿Demasiada carga o mala suerte?

– Fue un poco de todo. Este año he hecho cero de asfalto. Antes quizás para ir a un sitio hacía 3-4 kilómetros de carretera para subir. Este año nada. Lo máximo que he hecho era cruzar una carretera. En la UROC supongo que la repetición del movimiento me hizo lesionar y si hubiera sido a principio de temporada, que estás más fresco, hubiera sido menos grave que al final. – ¿Hasta qué punto, con todo lo que le rodea, puede seguir haciendo lo que usted quiere o le llena? – Tengo la suerte de poder escoger las cosas que quiero hacer y tener esa libertad. Es lo que te decía antes, mi día a día está muy alejado de lo que me sigue. Salgo de casa a entrenar y soy la misma persona, la montaña o el alud no te va a dejar de pillar porque seas más o menos famoso.

– ¿Qué pasará si llega a tachar de su lista del Summits el Everest? ¿Qué le quedará por conquistar?

– Muchas cosas. No sé quien decía que cuando llegas a la cima sigues escalando, porque ves otra cima detrás y es eso lo que te motiva. Ahora no lo puedo decir. La montaña está delante y cuando llegue allí veré las que hay detrás.

– Hablando de conquistar, sir Edmund Hillary dijo que “conquistar una cima era conquistarse a uno mismo”. ¿Su mayor rival es usted mismo?

– Sí, porque al final si lo que buscas es la montaña de una forma muy ligera, el límite y el que toma la decisión de si te das la vuelta o sigues eres tú. En ese sentido te conquistas a ti mismo, porque al final todos tenemos unos miedos y en la montaña los puedes exteriorizar y superar.

– ¿Cómo se imagina dentro de 10 años?

– Pues me imagino en la montaña igualmente, porque es mi vida y es así como me siento bien. Seguramente alejado de la competición. Soy introvertido y no diría que asocial, pero sí que me gusta estar un poco alejado de la sociedad. Siempre he vivido así. Ahora vivo en Chamonix, que es la ciudad más grande en la que he vivido con 2.000 habitantes y ya me siento un poco agobiado (rie). Dentro de unos años me imagino en un sitio más pequeño y haciendo cosas relacionadas con el deporte, pero desde atrás. No me veo compitiendo a nivel profesional, pero sí en carreras porque me gustan o porque corren amigos. También me imagino saliendo a entrenar, haciendo cosas por este deporte, desde entrenamiento a organizaciones de carreras.

Captura de pantalla 2013-11-25 a les 7.54.43

– ¿También se ve sentado en una cabaña y rodeado de hijos?

– Sí. A ver, la de la familia es una montaña muy difícil, porque hay que hacerlo bien. No lo sé, el futuro lo dirá.

– ¿Le gustaría que sus hijos corrieran por la montaña o hicieran escalada?

– Me da igual que hagan montaña o carreras, pero si me gustaría que entendieran la naturaleza y la montaña como me la enseñaron mis padres, sabiendo que formamos parte de ella. Hicieran lo que hicieran me gustaría que lo hicieran por pasión.

– ¿Qué le sentaría peor, que le dijeran que quieren correr maratones de asfalto o ser futbolistas?

– A mi el atletismo me encanta, eh? Ver vídeos de finales olímpicas es supermotivante, pero no es para mi. Mi hijo, ¿que fuera constructor o panadero? Es bonito si hacen lo que realmente les gusta, pero que sean consecuentes con sus valores. El fútbol me gusta como deporte, ver a un equipo jugar bien es precioso, pero el show que hay montado detrás no. Los precios desorbitados, la especulación, el fanatismo… todo lo que rodea al fútbol me sobra. El deporte sacado del deporte, del juego, ya no me interesa. Sea esquí o fútbol.

– Ya sé que no es usted muy futbolero, pero tiene un amigo que sí que lo es. ¿Ha hablado con Carles Puyol durante estos meses que ha estado lesionado?

– Poco, algunos mensajes. Yo creo que Carles ha hecho una carrera impresionante y aún está para jugar y dar mucha guerra. Pero en los momentos de lesión es difícil. Supongo que ve que hay jóvenes que aprietan fuerte y piensa si vale la pena machacarse más o no, pero al final es un enamorado del deporte. No lo hace porque valga la pena seguir jugando unos años más, es porque le apasiona el fútbol y lo necesita.

– ¿No se lo imagina dentro de 10 años cuando se retire corriendo por La Pobla y haciendo ultras con Eugeni Roselló? Porque yo sí…

– Sí, sí. Tiene físico y en La Pobla tiene sitio para entrenar. Evidentemente cuando son profesionales no lo pueden hacer por las lesiones, pero estaría bien verlo (rie). Mira a Luis Enrique. –

– En la portada de su nuevo libro hay la frase “Si no soñamos, estamos muertos”. ¿Con qué sueña ahora mismo Kilian Jornet?

Captura de pantalla 2013-11-25 a les 7.57.48

– Sueño muy en el día a día. Mira, ayer (por domingo) estaba en Tignes y soñaba con petar unas palas de nieve polvo. Hoy seguramente tengo un momento libre este mediodía y sueño con escaparme a Montserrat a escalar un poco. Y luego proyectos más grandes para este año, como el McKinley, algunas bajadas de esquí… Lo importante es seguir soñando. Eso quiere decir que el niño que llevamos dentro, que es el que nos lleva a hacer cosas y a seguir nuestras pasiones, está vivo.

La polémica (relativa) del material obligatorio en Cavalls del Vent

Además de por cambiar el recorrido de 85 a 100 kilómetros, la Ultra Cavalls del Vent pasará a la historia por un hecho que ha pasado bastante desapercibido entre el aficionado en general, pero no entre los corredores: el control de material. Hasta 23 personas fueron descalificados en la llegada, incluyendo algunos corredores que estaban entre los 20 primeros, y algunos más en distintos refugios donde se hacían controles aleatorios para comprobar si llevabas el material obligatorio.

Antes de intentar dar mi opinión, que intentaré que sea lo más neutra y ecuánime posible, tengo que explicar para los que no corréis este tipo de carreras que esto es algo altamente excepcional. En la decena de carreras que he hecho los dos últimos años nunca me habían hecho un control de material a mitad de la prueba. Normalmente se limitaban a mirar cuatro cosas en la salida y, a veces, deprisa y corriendo porque ya se daba la salida. Como mucho se controlaba a los primeros clasificados y, a veces, ni eso. Todo cambió para mi en el Ultratrail del Mont Blanc: allí te hacían ir a buscar el dorsal con la mochila y TODO el material obligatorio, te hacían firmar una declaración de honor conforme lo llevarías encima y que, si no era así, estabas descalificado. Además, había un control fijo a media carrera y otros de aleatorios en la segunda noche.

792399_429745583798175_641668599_o

En Cavalls este año enviaron una lista previa de material que era incluso más extensa que la del Mont Blanc. No me extrañó, después de lo que había pasado el año anterior, aunque había cosas algo surrealistas… como unas gafas de sol! La sorpresa agradable fue que el viernes por la mañana, viendo las previsiones excelentes de tiempo que había, relajaron mucho el material obligatorio de salida y lo ampliaban a partir de las cinco de la tarde. Una medida coherente y muy sensata:

Material obligatorio

Este año el material obligatorio variará según la franja horaria, es responsabilidad de los corredores organizarse para cumplir el reglamento según el horario. Os recordamos que no llevar el material obligatorio implica la DESCALIFICACIÓN inmediata del corredor.
Material obligatorio en cualquier punto de carrera (desde la salida)

Teléfono móvil: Con la batería totalmente cargada, roaming activado y encendido durante toda la prueba.
Manta térmica: Superficie mínima (1,4 x 2 m)
Silbato
Vaso para avituallamiento líquido: En los avituallamientos no se facilitarán vasos.
(*)Chaqueta cortaviento: Que cubra todo el tronco, incluyendo los brazos.
Contenedores y/o bolsa para líquidos: Con capacidad mínima total de 1L

Material obligatorio en cualquier punto de carrera (a partir de las 17h).

Al material inicial de salida se le debe añadir lo siguiente:

Luz frontal: En perfecto estado de funcionamiento y con las pilas cargadas.
Pilas de recambio: o un segundo frontal
Camiseta térmica: De manga larga. No se permite algodón.
(*)Chaqueta impermeable con capucha: membrana impermeable transpirable (Gore-Tex o similar).
Gorro o Braga para el frio: Que cubra toda la cabeza.
Mallas o pantalones largos:: Pueden ser diferentes piezas si combinadas cubren totalmente las piernas.

El cambio nos hizo replantear a Sergi, a Jesús y a mi el material: saldríamos con la mochila Salomon S-Lab de 5 litros y dejaríamos la de 12 en Bellver (km. 40) en la bolsa con el resto de piezas obligatorias. Podríamos haber apurado y cambiar de mochila en Estasen (km. 70), pero nosotros no disponemos de asistencias, así que decidimos hacerlo así, aunque llegamos a Bellver sobre la 1 del mediodía. Allí te asaltan las dudas: para qué coger un gore si con un paravientos superfino tengo de sobras? Y pantalones largos? Si no cojo todo esto puedo seguir con la mochila de 5 y no veas la diferencia! Pero al final, valoras que esto es una carrera y tiene sus normas y hay que cumplirlas y yo, personalmente, prefiero ir según el reglamento y no estar sufriendo por si me controlan o no.

P1030538

A partir de aquí el resto ya forma parte del post-carrera. He visto gente que ha aceptado su descalificación reconociendo su error, ha habido el que no ha dicho nada y ha habido el que lo ha achacado a una especie de conspiración mundial en su contra para perjudicarle (sin tener en cuenta a los otros igual o mejores que él a los que también han descalificado). No ha faltado el que ha saltado a acusar a los profesionales de no llevar el material obligatorio (sin tener pruebas) y de gozar de privilegios. En este sentido puedo decir que después de la rueda de prensa de presentación del viernes tarde en Bagà con cinco de los profesionales de la prueba hubo una reunión tensa con uno de los directores de la carrera. Les avisaron vehementemente que no hicieran el tonto con el material obligatorio, porque iban a ser muy estrictos y descalificarían al que no cumpliera con las normas, fuera quien fuera. Si lo hicieron o no, no lo puedo decir con certeza, igual que mucha gente ha acusado sin pruebas a los corredores de primera línea, que suelen llevar todo el material, pero al límite del reglamento.

A partir de aquí, me consta que han habido descalificaciones nunca vistas, como por no llevar las pilas de recambio o por llevar una camiseta que no era térmica. Por un lado, personalmente entiendo que es una putada que no puedas acabar la carrera por un tema tan nimio y yo, personalmente, nunca me consideraré mejor que un tío que ha llegado a meta en cuatro horas menos que yo y que lo han descalificado. Ahora bien, como corredor me molesta que, si yo he ido cargado como un burro desde Bellver con material que sabía positivamente que NO iba a usar, haya otros que vayan de listos. Bueno,  listo si no te pillan, porque es evidente que si llegas a la meta sin frontal o sin chaqueta gore y te revisan, está claro que te van a descalificar por mucho que llores, patalees o acuses a otro. Lo que pasa es que hasta ahora, sencillamente, esto no se había hecho. O por lo menos, no con tanta severidad.

1235161_299243180218352_1539794181_n

Lo que me sabe realmente mal es por la gente más anónima y con menos experiencia, que por desconocimiento iba con un tipo de ropa y aquello no cumplía las especificaciones, gente que no quería realmente infringir las reglas. Aunque incluso este caso tiene relativamente poca defensa, porque en la entrega de dorsales había un puesto en el que si tenías dudas te revisaban el material y te resolvían tus preguntas. Personalmente creo que al final las carreras son estrategias y la ropa que te pongas y cargues forma parte de ella. Está claro que puedes arriesgar llevando ropa ligera o por debajo del reglamento que sabes que no vas a usar, pero si te pillan, no te quejes. También pienso que esto, tarde o temprano, tenía que pasar y que tampoco podía ser el cachondeo que hay en algunas carreras con el material obligatorio. Por un lado, cada vez hay más intereses comerciales y personales entre los de delante, y hace falta un reglamento claro y firme. Por el otro, los corredores de atrás deben pillar consciencia que esto no es un juego y que el material a veces puedes sacarte de un mal trago o incluso salvarte la vida.

Otra de las quejas que ha habido es sobre la asistencia, que en teoría solo la podía hacer una persona y está muy claro en el caso de los profesionales que no ha sido así. El propio ganador, Luis Alberto Hernando, colgó en internet un mapa de la carrera y con las asistencia previstas en las que se ven varios nombres. A mi, personalmente, es un tema que me preocupa y me importa menos, ya que no tengo ni tan siquiera asistencia. Y si alguien, sea profesional o no, puede permitirse tener a cinco amigos repartidos por el camino, pues olé por él. Yo no puedo, ni podré nunca. Ahora bien, también es verdad que las reglas están para todos y deben cumplirlas todos. O se liberaliza el tema, o si el reglamento dice que es una persona, es una persona.

1186749_10201622400069272_1774769485_n

Personalmente, también creo que a mi y a la mayoría de los corredores nos supera un poco toda esta discusión. Aún teniendo cierta experiencia, se me escapa qué diferencia puede marcar el llevar un frontal de 200 gramos o no. Que los profesionales o lo que se lo creen lo hagan, me aparece muy bien, pero al final, la mayoría venimos a divertirnos, a asumir nuestros retos y a completar la carrera en el menor tiempo posible y siguiendo las reglas. Y si no me gustan las reglas, pues sencillamente no iré, o cogeré al día siguiente y me montaré una Cavalls del Vent por mi cuenta y con el material que me de la gana. También creo que éstas polémicas son lógicas en un deporte que está creciendo mucho y en el que no ha habido una reglamentación clara, firme y uniforme, pero que todo esto va a ir cambiando con el tiempo. Y por todo eso creo, sinceramente, que la Cavalls 2013 ha marcado un antes y un después en este sentido, aunque desgraciadamente hayan pagado justos por pecadores.